La prepotencia y la soberbia.

Prepotencia La prepotencia es un sentimiento de superioridad que va de la mano con la soberbia. Bien es cierto que la autoestima puede llevar a la persona adelante, manteniendo su motivación intacta. Sin embargo, la autoestima no tiene nada que ver con el intento de humillar a los demás. La soberbia trae (además del discurso prepotente) la confianza plena que puede estimular a la persona exitosa a bajar la guardia. Es decir, a no seguir trabajando en su éxito, llegando a equivocarse de forma muy grave en la vida. Por ejemplo un deportista que una vez alcanzado la meta de ganar el primer lugar en una competencia, este deja de entrenar por considerarse perfecto. Así pierde condición física, al punto en que en la próxima competencia o reto este no logre su meta producto de su soberbia personal. Cuando una persona tiende a ser muy exitosa, esta puede tener una atracción peligrosa a la soberbia. Sé consideraría más grande o competente que los demás. Lo cierto es que después del éxito viene el fracaso acompañado de cualquier forma o en cualquier circunstancia. Ningún ser humano en el planeta es perfecto. Se debe tener humildad siempre, tanto en la presencia del éxito como en el fracaso, de manera que nuestra mente esté libre de argumentos destructivos o contraproducentes para realizar actividades constructivas.

¿Qué es la Prepotencia?

Es el ejercicio excesivo de un poder o autoridad sobre todas las cosas que nos rodean, representado de forma abusiva, generando una excesiva valoración de si mismo, implicando un sentimiento de superioridad sobre los demás.

La prepotencia puede llevarnos a malos ambientes.

La prepotencia y la soberbia puede conllevar a las persona a estar en un ambiente toxico. Este tipo de discurso puede ser destructivo, tanto para la persona a la que se le trata de esta manera, como para el emisor del discurso prepotente. Este comportamiento también puede estimular un claro conflicto, atrayendo violencia y respuestas que pueden resultar desagradables para la persona que posee este tipo de discurso. Al tener una actitud prepotente se estimula a humillar a otros, nunca se sabe a quién se está disminuyendo o eclosionando con este tipo de discurso. Las personas prepotentes pueden ganarse enemigos silenciosos o cerrarse puertas a oportunidades que pueden estar a la vuelta de la esquina.

Recomendaciones.

Recomendaciones La principal recomendación es siempre tener una actitud preferiblemente positiva y humilde. En los ambientes sociales abiertos no se tiene claro conocimiento de las personas con las que se trata. Este puede ser el ambiente laboral, un ambiente social como un evento o fiesta, entre otros. Allí, al tener un comportamiento decente puede dejar una excelente impresión, generando nuevas amistades y contactos para desenvolverse en sociedad. Es importante no tener en cuenta los juicios de valor o discursos destructivos que las personas externas puedan tener en nuestra contra. Es conveniente tener cultura y etiqueta al momento de comportarse en sociedad. Sobre todo si se quiere tener una buena imagen, bien sea en el trabajo o en la sociedad en sí. La reputación puede traerle a las personas grandes oportunidades y apertura a círculos sociales que traen grandes beneficios. No implica solo la satisfacción de sentirse aceptado en sociedad si no también la aparición de propuestas de negocio interesantes o proyectos muy constructivos para la vida.

DavidQ

Abogado desde el año 2016. Músico. Especialista en Acústica Conceptual. 5 años de Experiencia como Técnico SEO. Fanático de la Informática y la Tecnología.

1 comentario

El Racismo, Fenómeno Cultural Antiguo - Temas Sinequanon · 15 junio 2020 a las 6:38 PM

[…] sociedad. Es un sentimiento exacerbado que comprende generalmente decidía, discriminación y hasta odio hacia un grupo […]

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.