El síndrome FOMO es un tipo de ansiedad social que, se caracteriza por la necesidad de estar constantemente conectado con las actividades que otros hacen. También puede definirse como una especie de miedo al sentimiento de arrepentimiento, producto de perderse una experiencia que esté conectada a la interacción social.

La palabra FOMO proviene de sus siglas en ingles fear of missing out que significa miedo a perderse algo (Experiencia). Es una patología generalizada de la sensación que siente la persona de la probabilidad de perderse un evento en donde sabe que otros disfrutan.

El FOMO se puede asociar a un cuadro depresivo producto de la baja autoestima, impulsando a la persona a buscar integrarse de forma forzosa a los círculos sociales de las redes, buscando aprobación de forma desesperada desde un carácter intrínseco.

También te puede interesar:

La influencia de la tecnología y las redes sociales.

Consejos para mejorar la autoestima.

La Autoestima y la Superación Personal.

De acuerdo a la psicología.

Se entiende que el ser humano puede definirse como un ser social con necesidad ilimitada. Lo que convierte la dote social en una necesidad de la persona para su salud mental.

De acuerdo a la teoría de la auto determinación, (que vendría siendo una macroteoría de la motivación humana a partir de las decisiones tomadas sin elementos externos de motivación) asegura que la conexión social con otros seres humanos influye directamente en la salud psicológica de las personas.

De acuerdo a esta macro teoría, el síndrome FOMO es un estado de carácter autoregulador que indica la falta de satisfacción personal frente a una situación o conjunto de varios escenarios presentados a largo plazo.

Síndrome FOMO y las redes sociales.

Con la aparición de la Internet, se han desarrollado distintas aplicaciones para facilitar la vida y la interacción social de los seres humanos. Una de las aplicaciones más importantes para esto son las redes sociales. Esta forma innovadora de comunicación ha desplazado los medios más clásicos, presentando una sobreestimulación social en la sociedad.

Actualmente casi el 100% de la población mundial utiliza o ha utilizado redes sociales. Bien sea para comunicarse, establecer actividades de comercio, buscar empleo, entretenimiento o la satisfacción de muchas necesidades tanto intelectuales como sociales en general.

El efecto FOMO se ha visto en aumento, al punto en que es conocido entre los trastornos psicológicos más comunes hoy en día. Especialmente entre los más jóvenes, que basan enteramente su vida social en la interacción de las redes sociales.

Es muy probable que, si se priva de un celular inteligente o medio de comunicación con Internet para entrar en redes sociales a un joven, éste sufra un estado agudo de ansiedad progresiva, producto del miedo a perderse una experiencia de la cual otros miembros de su misma edad están disfrutando, por muy insignificante o pequeño que sea.


DavidQ

Abogado desde el año 2016. Músico. Especialista en Acústica Conceptual. 5 años de Experiencia como Técnico SEO. Fanático de la Informática y la Tecnología.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.